Las mejores técnicas de estudio para superar oposiciones

11 de enero | 2022

Introducción

Preparar una oposición no resulta sencillo. Aparte de cumplir los requerimientos exigidos vas a tener que tener que preparar un temario a conciencia y, por tanto, vas a necesitar tiempo y mucha organización. Existen técnicas de estudio que te van a ayudar a superar esa oposición por la que estás luchando, desde el el resumen o subrayado hasta los mapas mentales o los tests de prueba.

Te explicamos aquí de forma sencilla 10 técnicas de estudio infalibles para superar oposiciones. Antes de nada, encuentra los 6 pasos imprescindibles que se dan en todo proceso de oposición, desde su publicación hasta la espera de los resultados definitivos. Te servirán de gran ayuda para organizar tu mente y no caer en ningún error que hagan peligrar tu oposición.

Sigue leyendo y descubre también todas las ventajas y beneficios que supone conseguir un empleo en la administración pública.

Índice de contenidos:

  1. Cuáles son los pasos para opositar
  2. 10 técnicas de estudio infalibles para superar oposiciones
  3. ¿En qué beneficia ser funcionario público?
 

Cuáles son los pasos para opositar

Antes de conocer cómo estudiar para superar una oposición, debes saber los pasos a seguir para opositar. Son simples y precisos pero dependerá de tu sentido de disciplina y, sobre todo, de mantenerte informado respecto a todo lo relacionado con el cargo que deseas alcanzar en la Administración Pública española. 

1. Verificar la Oferta de Empleo Público

Lo primero es esperar que se publiquen las plazas vacantes en las Ofertas de Empleo Público bien sea en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del primer trimestre del año, los boletines de cada administración o en los diarios oficiales de las comunidades autónomas.

2. Conocer las bases

Cada organismo competente hace la convocatoria y explica cuáles son las bases. Puede hacerlo la Administración del Estado, una administración autonómica o local, organismos internacionales. 

Las bases incluyen las funciones de esa plaza vacante, los requisitos para poder opositar, el temario que se debe estudiar, de qué va el proceso de selección, los tipos de pruebas a presentar (físicas, de idioma, test, entrevista, etc.).

En el portal de Ser Funcionario puedes guiarte por el listado de oposiciones, que en términos generales se refieren a Administración, hacienda pública, trabajo social, aeropuertos, correos, cuerpos de seguridad, agentes forestales, entre otras.

3. Presentar los documentos y pagar las tasas

Toda vez que sepas cuáles son los requisitos en función de la oposición que deseas, debes hacer los procedimientos necesarios para obtener la documentación que solicitan, ya sean titulaciones, certificados, diplomas u otros papeles que respalden tu formación, experiencia, nacionalidad. 

Ten en cuenta que algunos han de ser enviados vía electrónica y otros de manera presencial. También es necesario pagar las tasas exigidas para las pruebas. Fíjate bien en la fecha de entrega estipulada para los documentos pues no habrá excepciones.

4. Buscarte en el listado de admitidos

Para saber si cumples con los requisitos y fuiste aceptado para hacer las pruebas, debe aparecer tu nombre en el listado de admitidos. Si por alguna razón estás en la lista de excluidos, verifica la causa, y si faltara algún documento, usa el período de gracia que dan para subsanar cualquier inconveniente. Luego espera el listado definitivo.

5. Diseñar tu plan de estudio

Se supone que al ser admitido es cuando inicias el diseño de tu plan de estudio; sin embargo, adelantarte a ello será una gran ventaja. Debido a que la preparación para una oposición requiere de un largo tiempo de estudio y preparación física (en caso de opositar a cuerpos de seguridad), nuestra recomendación es que empieces mucho antes de las convocatorias. 

Si bien los temarios pueden variar, estas modificaciones son mínimas y se mantiene la sustancia, así que enfócate en conseguir los anteriores para estudiar por tu cuenta o suscribirte a una academia que te los garantizará, así como el proceso de formación. Más adelante te daremos unas técnicas de estudio infalibles.

6. Hacer las pruebas y esperar los resultados

Finalmente llega el momento de realizar las pruebas, donde demostrarás si eres apto para la plaza que buscas. Si estudiaste bien y cuentas con los requisitos solicitados, ten por seguro que lograrás la meta. Recuerda que una buena nota es fundamental, sobre todo porque hay cargos cuyo número de vacantes son muy limitados y los obtienen los mejores.

Solo resta esperar por los resultados que se publicarán en las páginas oficiales de las diferentes administraciones públicas, ordenados de mayor a menor puntuación final. A los aprobados se les adjudicará una plaza.

 

10 técnicas de estudio infalibles para superar oposiciones

1. Subrayado: Es una técnica que funciona para resaltar las ideas principales, las secundarias y aquello que te dé referencia sobre lo importante de un tema; de esa manera, comienzas a hacer en tu mente un esbozo de lo que realmente es relevante y será lo que en adelante repasarás.

2. Esquematización: El cerebro funciona de forma estructurada así que la mejor manera de aprender algo es estableciendo un esquema, que vendría a ser la composición gráfica del subrayado. Usa llaves, corchetes, enumeraciones, subniveles dentro de cada ítem; el orden entre los aspectos te ayudará a recordar mejor su relación y función. 

3. Resumen: Esta técnica es usada por millones de personas gracias a que es de las más efectivas. La Universidad de Málaga explica cómo hacerlo, los tipos y estructura. Pero lo básico que debes saber es que se trata de una sintetización de información, que por ser en nuestras propias palabras, fruto del entendimiento del tema, será más fácil de internalizar. Además, al escribirlo irás memorizando más rápidamente. 

4. Anotaciones marginales: Son escritos de palabras, frases o explicaciones cortas que pueden aparecer en el texto o son producto de nuestra comprensión. Como las anotaciones son subjetivas de cada persona, será más fácil recordar su significado y lo que buscan resaltar. 

5. Mapas mentales: Desde pequeños nos enseñan en la escuela a elaborar mapas mentales. ¿Por qué? Pues porque se trata de una técnica segura que le permite al cerebro recordar de un solo vistazo, apenas observando un conjunto de palabras claves conectadas por líneas. La relación de conceptos con palabras que debes establecer para poder crear este gráfico, te permitirá empaparte en la temática.  

6. Realización de test: Antes de estudiar a fondo un tema esboza una serie de preguntas o ejercicios relacionados; una vez que hayas aprendido la materia responde el examen. La idea es comprobar el conocimiento y comprensión que tienes al respecto. De hecho, las academias y los profesores particulares usan esta técnica de estudio.

7. Recitar: A medida que vayas conociendo áreas recita lo aprendido en voz alta; el escucharte varias veces, el ensayo y error, te ayudarán a memorizar.

8. Acrónimo: Si te encuentras con frases muy largas difíciles de recordar puedes crear siglas con las iniciales de sus palabras, de esa manera podrás retener más fácilmente. Ejemplo de ello es el BOE, Boletín Oficial del Estado; claro que esto ya se encuentra estipulado, pero tú puedes crear los tuyos. 

9. Acróstico: La técnica es parecida a la anterior porque se trata de una palabra clave, pero acá esa palabra se escribe en forma vertical y cada letra posee un significado corto o largo.

10. Relato: Es uno de los métodos mnemotécnicos que simplifican la retención de conocimientos, ya que se trata de crear un relato basado en los datos que estás estudiando, ya sea fechas, nombres, lugares, etc. Al crear tu propia historia le darás vida.

 

¿En qué beneficia ser funcionario público?

Hay muchas personas que tienen claro su objetivo de convertirse en funcionario público, pero otras que aún se preguntan cuáles son los beneficios que representa, ya que se trata de cargos de suma responsabilidad; incluso, en España sus funciones están dirigidas por el Derecho Administrativo. Veamos algunas ventajas.

Estabilidad: Es un empleo estable donde gozarás de todos los beneficios y garantías estipuladas por la ley. Además, los procesos de despido tienen sus normativas tajantes, no se pueden hacer ligeramente. 

Retribución económica: La estabilidad también se proyecta hacia el salario del funcionario público, regido por ley, llegando incluso a ganar complementos. 

Compensaciones y ayudas: Un empleado público tiene derecho a recibir ayudas como mutuas de asistencia, becas o planes de pensiones. Si se cumplen los requerimientos legales, no pueden ser rechazadas.

Servir a quien lo necesite: Es innegable el valor social inherente al cargo de funcionario; es decir, brindan un servicio a su país porque trabajan para regir, organizar, solventar y prestar ayuda a la sociedad. Reflejo de ello son los maestros, los bomberos o el personal asistencial.

Capacitación y promoción: Si eres de las personas que les gusta formarse para alcanzar rangos más altos, el pertenecer a la Administración Pública te lo permitirá, pues se facilitan capacitaciones gratuitas y se hacen convocatorias para promoción laboral.

Más información:

Artículos relacionados


¿ALGUNA DUDA?

No dudes en contactar con nosotros si tienes alguna duda o pregunta que quieras hacernos. Estaremos encantados de atenderte.

Contactar


Falta el archivo de Schema correspondiente a review