¿Qué puedo hacer si mi hijo adolescente es muy impulsivo?

17 de diciembre | 2021

Introducción

Es bastante común que los adolescentes pasen por períodos en que se muestran impacientes e impulsivos. Por ello, resulta muy importante vigilar ciertos síntomas (adicción a Internet, cleptomanía, trastornos explosivos, piromanía, etc) que nos indican la necesidad de visitar un especialista. Crea hábitos saludables y recuerda que la intervención emocional y de conductas mejora la autoestima y el autocontrol.

Aquí encontrarás pistas que te servirán a detectar el carácter impulsivo en adolescentes y una serie de recomendaciones para rebajar esa impulsividad desde casa. Recuerda que la ansiedad o la depresión suelen acompañar este tipo de comportamientos y que estos pueden deberse a factores genéticos o experiencias traumáticas.

Es posible prevenir y detectar estos impulsos en una etapa temprana. Lee este artículo con atención y evita que tu hijo u hija adolescente caiga en una espiral que puede marcar el resto de su vida.

Índice de contenidos:

  1. 5 ejemplos de impulsividad en adolescentes
  2. Cómo se detecta el carácter impulsivo en adolescentes
  3. Recomendaciones para trabajar la impulsividad en adolescentes desde casa
  4. Prevenir la impulsividad: ¿Es posible?
 

5 ejemplos de impulsividad en adolescentes

A continuación te describimos algunos ejemplos, cuidado si no son los más comunes, sobre carácter impulsivo en adolescentes de 12 a 15 años. Si consideras que tu hijo o hija pudiera estar pasando por algunos de estos impulsos, no descartes buscar la ayuda de un profesional que te ayude a entender lo que está pasando en su cabecita.

1. Adicción a Internet

Muchos adolescentes son adictos a los aparatos electrónicos; tanto así, que en muchos casos no salen de su habitación o prefieren quedarse solos en casa. Esta forma de impulsividad es la más reciente; ya que les ofrece un mundo paralelo en el que muchas veces sus padres no intervienen. El amplio universo al que tienen acceso a través de Internet, por medio de las redes sociales, juegos y hasta páginas de pornografía les dan esa sensación de libertad que están buscando.

2. Piromanía

Los pirómanos tienen un trastorno con el que les es imposible controlar las ganas de provocar incendios. Además, desarrollan un gusto anormal por el fuego; es decir, el adolescente siente atracción hacia éste y disfruta verlo consumirse algo. Este impulso llega a ser peligroso, en el momento en que pone en peligro la seguridad de las personas y la propia.

3. Deseo sexual elevado

La pubertad trae consigo gran cantidad de cambios, incluyendo la aparición del deseo sexual. Si no se les ofrece una orientación adecuada, ellos buscarán la forma de descubrirse por sí mismos. Será en ese momento donde se genere este desvarío. Es importante destacar que no tiene nada que ver con gustos o preferencias; simplemente el adolescente sentirá las ganas incontrolables de sexo.

Esta condición podría generarles Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), embarazos no deseados, entre otros riesgos; pues podrían implementar prácticas poco seguras o socialmente inadecuadas.

4. Trastorno Explosivo Intermitente (IED)

Cuando un niño o adolescente padece de Trastorno Explosivo Intermitente muchas veces hace que sus padres sufran vergüenza en público. Esto se debe a que presentan arranques de agresividad, gritos o violencia; muchas veces tienen rabietas y tienden a iniciar luchas físicas. Usualmente, estos episodios de impulsividad ocurren sin avisar y pueden durar hasta media hora.

5. Cleptomanía

Esta enfermedad no tiene cura, pero puede tratarse. Los cleptómanos roban por placer, debes entender que no pueden controlar el impulso de tomar lo que no les pertenece. Muchas veces son objetos innecesarios y sin valor; lo que no los libraría de multas o de enfrentar problemas legales. Los expertos aseguran que la cleptomanía es más frecuente en las chicas con antecedentes familiares.

 

Cómo se detecta el carácter impulsivo en adolescentes

Si eres padre o madre de un adolescente y quieres tener algunas luces sobre su carácter impulsivo, toma en cuenta algunas de estas señales. Sin embargo, será el psicólogo profesional quien determine si se está en presencia de un adolescente impulsivo. Ten en cuenta, que los síntomas van a variar dependiendo del problema.

Cuando se está entre los 12 y 18 años se sufren cambios físicos, hormonales, emocionales y de conducta. Por eso, el entorno del chico juega un papel preponderante para la detección de estos trastornos y delimitar el desarrollo de su personalidad. Del mismo modo, la formación y composición de su cerebro también pueden influir, ya que la capacidad de controlar los impulsos se encuentra en la corteza frontal.

Al acudir al psicólogo, se van a evaluar las razones que llevaron al afectado a la consulta. Cabe destacar que es común que la depresión o la ansiedad acompañen al carácter compulsivo del menor; así como factores genéticos o el haber sufrido experiencias traumáticas en la infancia. Este tipo de detalles, ayudarán en gran manera para el diagnóstico y tratamiento.

Organizaciones sin fines de lucro como Agency for Heathcare Research and Quality pueden brindarte material apropiado para conocer el por qué de estos comportamientos impulsivos y otras patologías. Sus estudios científicos los llevan a cabo profesionales de la atención médica en jóvenes menores de 18 años.

 

Recomendaciones para trabajar la impulsividad en adolescentes desde casa

Para los padres hacer frente a la impulsividad en sus hijos adolescentes es una tarea difícil. No obstante, te dejamos una excelente entrevista, publicada en el canal de YouTube Aprendemos Juntos del BBVA Provincial, que te ayudará a comprender este proceso. Aunque los pacientes de este trastorno no tienen esta capacidad, los adultos deben reaccionar con paciencia.

Asimismo, es necesario que se reflexione junto a los muchachos sobre su conducta y anticipar las consecuencias de la misma. Otra recomendación sería asumir que lo que sucede se debe a un trastorno mental que debe ser tratado por un especialista. Después, practicar la tolerancia ante las frustraciones para disminuir los momentos de impulsividad.

Son altamente efectivas las técnicas de meditación, el yoga e incluso la hipnosis. Las terapias cognitivo-conductuales también han arrojado buenos resultados. Con la ayuda del psicoterapeuta se recetarán tratamientos farmacológicos en combinación con los psicosociales. Además, la intervención conductual y emocional ayudan al autocontrol y a mejorar la autoestima.

 

Prevenir la impulsividad: ¿Es posible?

Sería posible prevenir el carácter impulsivo en un adolescente, siempre y cuando sus familiares y demás personas que le rodeen estén dispuestos a actuar en función de ello. De igual modo, se requiere que los padres acudan al médico al ver los primeros signos. Mientras más temprano se intervenga, mucho mejor. Identificar sus pensamientos y sentimientos provocará las reacciones adecuadas.

Es por ello, que al crear hábitos saludables ayudará al afectado a adaptarse a situaciones diferentes. De esta manera, se evitará que recurran al consumo de alcohol, drogas u otras sustancias, que los haga empeorar en su condición. Así que más que prevención, se trata de controlar y conocer qué es lo que detona estos estímulos.

Debes conocer a tu hijo muy bien para adelantarte a sus episodios, acompáñale y entiéndelo. Realiza junto a él o ella, actividades que ambos disfruten y que le sirvan como escape en los momentos en que necesite canalizar su energía. Esto lo ayudará a encontrar un estado de relajación que reducirá los niveles de estrés y en consecuencia de impulsividad.

Más información:

Artículos relacionados


¿ALGUNA DUDA?

No dudes en contactar con nosotros si tienes alguna duda o pregunta que quieras hacernos. Estaremos encantados de atenderte.

Contactar


Falta el archivo de Schema correspondiente a review