La evaluación formativa y sumativa en el aula

27 de abril | 2021

Introducción

El papel que cumple el docente a la hora de guiar el proceso formativo de los alumnos puede verse desde diferentes perspectivas. Así, la educación tradicional ha venido primando el avance del grupo o la clase en conjunto en el cumplimiento de unos objetivos comunes evaluables al final del curso. Es lo que se llamaría evaluación sumativa.

Por otro lado, nuevos modelos pedagógicos parten de una evaluación previa de cada alumno y sus necesidades personales. Esta evaluación formativa vendría a señalar los logros de cada alumno al acabar el curso. Como te explicamos en el post, es también posible combinar ambos tipos de evaluación en la evaluación inicial, continua y final.

Aprende diferentes ejemplos de evaluación formativa (test inicial, rúbricas de evaluación, quiz, encuestas, listas de control, etc) que permitan una formación de tus hijos o alumnos de acuerdo a las necesidades personales y las del grupo.

Índice de contenidos:

  1. ¿En qué consiste la evaluación formativa?
  2. Ejemplos de evaluación formativa
  3. Diferencias entre evaluación formativa y sumativa
  4. Técnicas de evaluación formativa
  5. Evaluación inicial, continua y final
  6. Las funciones de la evaluación sumativa
 

¿En qué consiste la evaluación formativa?

En la definición de evaluación formativa podemos decir que existe un protagonista: el alumno; ya que en torno a sus necesidades, debilidades y capacidades se basa la planificación pedagógica, a fin de crear una dinámica de enseñanza aprendizaje enfocada en el proceso de adquirir conocimientos y desarrollarse.

Al momento de iniciar la unidad o módulo el docente detecta y analiza las dificultades de cada estudiante, para conocer las necesidades reales que presentan, de allí adecúa su propuesta pedagógica, la planificación y el conjunto de estrategias que empleará para la evaluación formativa.

El papel del maestro, además de ser quien enseña, será de guía y evaluador de todo el progreso del alumnado de manera constante: reforzar sus aciertos, reconducir los errores que aún tengan, usar recursos que permitan el aprendizaje concreto.

En la evaluación formativa y formadora se valora el proceso de manera completa, para que el alumnado pueda tener un máximo de rendimiento, así como garantizar la internalización del conocimiento, su comprensión y uso para todas las áreas de la vida.

Según esta concepción sobre qué es evaluación formativa, podemos decir que es una modalidad que trasciende el aula de clases, proporciona bases sólidas y se crea un proceso de retroalimentación que facilita la comprensión del conocimiento.

Lo mejor de todo, es que el estudiante se empodera de ese conocimiento, participa activamente en el proceso de investigación y evaluación, es el objeto clave del trabajo en el aula.

 

Ejemplos de evaluación formativa

Debido a que en la evaluación formativa y compartida se diseña una planificación adaptada a las capacidades del alumno, de acuerdo al diagnóstico elaborado por el docente, se abordan estrategias que buscan la observación del progreso educativo. 

Fíjate en los siguientes ejemplos de evaluación formativa:

Rúbricas de evaluación: Es una hoja de ruta que contiene en un eje los criterios de evaluación o indicadores que considere el docente, basados en los objetivos del aprendizaje. En el otro eje están los niveles de logro, que determinan el avance para cada punto de dominio alcanzado. Se usa una escala de menor a mayor y permite identificar los errores, aciertos, debilidades y fortalezas del alumno, por lo que es un claro ejemplo de evaluación formativa y modelos pedagógicos.

Test inicial: Es una prueba que el maestro realiza al inicio de la unidad o del módulo, con el objetivo de determinar los conocimientos que posee el alumno, qué sabe hacer, cuáles son algunas de sus fortalezas y preferencias.

Listas de control: Se trata de un instrumento de evaluación que regula características específicas observables en el estudiante; por ejemplo, desempeño, actividades realizadas, esfuerzo, productividad, participación, comunicación.

Quiz: Son exámenes muy cortos y puntuales para determinar el nivel de conocimiento sobre un área específica. Gracias a su modalidad, es perfecto para hacer una autoevaluación o coevaluación.

Compartir en pareja (Think–pair–share): A partir de una pregunta que hace el profesor los estudiantes plasman sus respuestas y luego, en parejas, debaten con su compañero las opiniones y diversas variables de la temática. El docente puede hacer seguimiento de esas discusiones en el momento, con solo desplazarse por el aula, apreciando así los conocimientos de cada cual.

Encuestas: Es un método que estimula la participación en el aula de forma rápida y concreta, por lo que contribuye a identificar la preparación básica de los niños o jóvenes para una temática.

 

Diferencias entre evaluación formativa y sumativa

Las diferencias entre evaluación formativa y sumativa son bastante marcadas, pues aunque ambas buscan la preparación del alumno, el proceso y valoración final son diferentes.

Evaluación formativa: Realiza una apreciación inicial para determinar las debilidades y fortalezas del estudiante, con base en ello se desarrolla la planificación pedagógica, toma en cuenta el progreso del aprendizaje. Qué es evaluación formativa tiene como premisa brindar todas las oportunidades para garantizar el aprendizaje.

Evaluación sumativa: Se valora el nivel de aprendizaje cuando finaliza el módulo o unidad, la escala de medición para el dominio de un tema son las calificaciones, la planificación del maestro responde a los objetivos trazados para el aprendizaje general de la clase, el desempeño se aprecia según la nota obtenida.

Como puedes observar, la evaluación formativa y sumativa persiguen la adquisición de conocimientos de formas distintas, así como valoran el nivel de desempeño con estándares diferentes.

Pero sí es posible manejar una integración entre evaluación formativa, sumativa y diagnóstica, para tomar lo mejor de cada una y garantizar un proceso de enseñanza aprendizaje más idóneo.

 

Técnicas de evaluación formativa

El proceso de evaluación es algo complejo que requiere de mucha atención y compromiso por parte del docente, sobre todo porque significa la aplicación de técnicas que permitirán saber la preparación, avance, seguimiento de instrucciones y participación del estudiantado.

Observación: Es la estrategia más básica y fundamental que permite recoger información sobre el desempeño, progreso, conductas, fortalezas y debilidades del alumnado. Se puede hacer una observación sistemática, individual, grupal. Es muy usada para la evaluación formativa de la educación infantil.

Coevaluación: Entre compañeros se evalúan, tomando en consideración indicadores preestablecidos por el docente; por ejemplo, la respuesta correcta, ortografía, desempeño, oralidad. Los aspectos a evaluar también dependen de si fue un examen escrito, debate o ejercicio.

Autoevaluación: En este caso, el alumno es el responsable de evaluarse, valorar su propio trabajo según las pautas indicadas por el maestro. Puede hacer una autorreflexión, por ejemplo, para señalar sus aciertos o errores.

Análisis de trabajos: Técnica comúnmente usada donde se revisan los trabajos presentados, ya sea grupales o individuales, evaluando la capacidad de expresión, compromiso e investigación.

 

Evaluación inicial, continua y final

La evaluación inicial, continua y final son las etapas que constituyen la evaluación formativa.

Inicial: El docente analiza la situación de conocimiento, fortalezas y debilidades de cada alumno, elabora un diagnóstico y bajo estos criterios desarrolla su proceso de enseñanza o aprendizaje. Gracias a esto, al cierre del módulo ambas partes pueden apreciar el progreso alcanzado e identificar cada logro.

Continua: El acompañamiento del profesor y su ojo avizor es fundamental para corregir errores, incentivar el aprendizaje, dar al alumno la potestad de trabajar sobre sus dificultades y regularlas. La evaluación continua gira en torno al proceso más que al resultado, pues con ello se garantiza la internalización de conocimientos y su puesta en práctica en todos los niveles.

Final: En este punto los estudiantes pueden reconocer su cambio y avance, ser conscientes del trabajo que hicieron para evolucionar; mientras que el docente puede verificar el cumplimiento de los objetivos curriculares y el impacto de la enseñanza.

 

Las funciones de la evaluación sumativa

La evaluación sumativa es la más usada en la educación tradicional y presenta funciones concretas:

Proveer información sobre el nivel de logro del estudiante, a través de calificaciones.

Certificar periódicamente el dominio sobre un contenido, mediante informes, proyectos, trabajos.

Evaluar el éxito o fracaso de los objetivos al final de la unidad, comparándolo con un dato de referencia o estándar.

Incentivar el estudio para obtener una calificación.

Estimular el esfuerzo individual para obtener valoraciones positivas.


Artículos relacionados


¿ALGUNA DUDA?

No dudes en contactar con nosotros si tienes alguna duda o pregunta que quieras hacernos. Estaremos encantados de atenderte.

Contactar


Falta el archivo de Schema correspondiente a review