Cumple tus objetivos con las mejores técnicas de estudio

09 de agosto | 2021

Introducción

Desde siempre todo estudiante ha utilizado técnicas o métodos de estudio para asimilar la materia a estudio, internalizarla y ser capaz de memorizar o expresar sus planteamientos básicos. Por ejemplo, hacemos uso de estos métodos de aprendizaje cuando subrayamos un texto, hacemos un resumen o nos sometemos a un cuestionario para revisar lo que hemos aprendido.

Estos serían lo que llamamos métodos de estudio tradicionales. Aunque existen discrepancias sobre cuán eficaces algunos pueden llegar a ser, existe cierto acuerdo en que favorecen el aprendizaje. Hemos elaborado para ti una serie de pasos para estudiar mejor, que harán que tu estrategia de estudio sea lo más productiva posible.

Todo estudiante (desde primaria hasta aquel que prepara oposiciones) debería conocer, al menos en nuestra opinión, las que consideramos las mejores 9 técnicas de estudio. Las encontrarás abajo. Léelas y ponlas en práctica para un estudio realmente eficaz.

Índice de contenidos:

  1. ¿Qué es un método o técnica de estudio?
  2. Las técnicas de estudio tradicionales
  3. Las mejores 9 técnicas de estudio
  4. Las técnicas de estudio menos eficaces
  5. ¿Qué pasos debo seguir para establecer un método de estudio?
 

¿Qué es un método o técnica de estudio?

Los métodos de estudio son procedimientos o estrategias que permiten adquirir, reforzar y memorizar conocimientos, ya sean teóricos o prácticos. 

La mayoría de los estudiantes los usan sin tener conciencia de que se trata de tácticas de estudio, destinadas a captar el tema, comprenderlo y realizar el proceso cognitivo de memorización. Por ejemplo, el subrayar las ideas principales, estructurar fichas, hacer bosquejos con dibujos, un análisis o un mapa mental.

En otras palabras, podría decirse que son métodos que actúan a favor de cómo estudiar mejor, enfocar la atención y facilitar el aprendizaje de contenidos. 

Para aplicar las estrategias de estudio es importante cumplir ciertas recomendaciones:

Tener interés por la temática que se estudia o, al menos, prestar atención.

Tomar en cuenta que la comprensión no siempre lleva a la memorización. Para ello es necesario el repaso, toma de notas, hacer esquemas que ayuden a digerir y rememorar el contenido. 

Al estudiar es preciso contar con buena iluminación, estar en un espacio organizado, clima adecuado, no tener distractores a mano, contar con herramientas como lápices, resaltadores, borrador, hojas.

Durar muchas horas estudiando no garantiza el proceso de aprendizaje adecuado pues el cerebro necesita descansar y tomar un descanso para recargar energía.


 

Las técnicas de estudio tradicionales

Aunque existen múltiples tipos de técnicas de estudio, hay algunas más populares usadas en todo nivel de formación:

Línea de tiempo: Es una de las mejores técnicas de estudio para aprender hechos y su ubicación temporal, además de establecer comparaciones con sucesos que ocurrieron simultáneamente. La manera gráfica como se presenta la información permite que sea más comprensible.

Subrayado: A veces el subrayado es usado sin siquiera saber que es un recurso. Se trata de resaltar las ideas principales para eliminar toda información accesoria y así entender más fácil el objetivo del tema, de allí que sea ampliamente usada como técnica de estudio para oposiciones.

Cuestionario: El cuestionario está entre las técnicas de memorización más usadas, porque consiste en preguntas y respuestas claves que dirigen la atención (y por tanto el aprendizaje) hacia lo más importante. 

Resumen: Decir el contenido de un texto en propias palabras es uno de los métodos de estudio más eficaces. ¿Por qué? Pues porque para sintetizar algo hay que prestar atención, comprender, desglosar mentalmente y explicarlo otra vez pero con mayor precisión. 

Cuadro comparativo: Para establecer las diferencias e igualdades entre dos o más temas, el cuadro comparativo es un excelente método de estudio; de hecho, gracias a que refleja lo más básico se facilita el aprendizaje de conceptos.

Música: Para los niños, aprender con música es de los mejores métodos de estudio, porque ayuda a memorizar de una forma divertida, especialmente cuando se hace una entonación específica. Por ejemplo, aprender algunas reglas del lenguaje se torna más simple a través de canciones.

Análisis: Establecer comparaciones, estructuraciones y conclusiones en un tema permite asimilar los conocimientos, por ello el análisis también es comúnmente usado como recurso.

 

Las mejores 9 técnicas de estudio

1. Toma de apuntes: La toma de notas sobre un contenido es una estrategia que permite aprender desde la subjetividad y el entendimiento propio, ya que la persona apunta lo que considera más importante, cómo lo comprendió y ejemplos. De allí que cuando se necesite repasar o consultar, será más rápida la asimilación. Una manera de optimizar el tiempo es escribiendo con abreviaturas y símbolos que luego puedan ser reconocibles. 

2. Debate o diálogo: Es uno de los ejemplos para técnicas de estudio que plantea el aprendizaje por medio de la interacción. ¿Cómo? Pues conversando, planteando opiniones, adoptando posturas, argumentando sobre un tema, enriqueciendo y profundizando conceptos a través de lo aportado por el compañero.

3. Intercambio de materias: Según expertos de la Universidad de Harvard, alternar materias permite elevar la atención y reforzar la memoria a largo plazo. Aunque es normal pensar que estudiar un tema y luego otro puede causar dispersión, lo cierto es que profundiza el aprendizaje. 

4. Dibujo: Hacer dibujos relacionados con el tema, ilustraciones que representen un tópico o gráficos que ejemplifiquen, es uno de los métodos de aprendizaje más efectivos, sobre todo cuando se abordan temáticas creativas.

5. Brainstorming: En español significa lluvia de ideas y se realiza al aportar diferentes perspectivas, soluciones y opiniones para aclarar un tema, profundizar en la materia o ampliar los conocimientos. Está entre los métodos para estudiar en grupo.

6. Ejercicios: A veces no es suficiente una lectura para entender un contenido, sobre todo cuando se trata de finanzas, estadística, matemática, física, química. Son materias que para ser comprendidas e internalizadas se necesita realizar ejercicios prácticos.

7. Esquema: El esquema recoge los términos claves e ideas principales abreviar y estructurar los conceptos, logrando profundizar en el aprendizaje. Llaves, letras o números sirven para esquematizar.

8. Exposición: Para poder exponer un tema es necesario investigarlo, comprenderlo, resumirlo y esquematizarlo. Es decir, se aplican varias tácticas de estudio para lograr expresar de forma oral un contenido. De esta manera, tanto el docente como el alumno podrán determinar si realmente hubo un aprendizaje.

9. Técnicas mnemótécnicas: Aunque no son muy conocidas, son excelentes para memorizar listas, nombres, conceptos. Funcionan asociando lo que deseas recordar con imágenes que ya conoces o inverosímiles, conceptos que dominas o palabras clave. Por ejemplo, para memorizar el nombre de una persona se asocia con alguien que ya conozcas y tenga ese mismo nombre. 

 

Las técnicas de estudio menos eficaces

Partiendo del hecho de que cada ser humano es diferente y, por supuesto, tiene un ritmo de aprendizaje distinto, consideramos que no existen técnicas menos eficaces sino que estas funcionan según la necesidad, el tema o características de la persona.

Algunos expertos en psicología del aprendizaje indican que el releer no es muy efectivo para retener el contenido principal, pues por cada nueva lectura se añaden más datos accesorios. Otros afirman que el resumen no genera resultados importantes si no hay disposición de hacerlo o faltan datos.

Como ves, todo es muy relativo y personalizable, de manera que dependerá de ti conseguir el mejor mecanismo. Consulta online todas las técnicas de estudio en PDF. 


 

¿Qué pasos debo seguir para establecer un método de estudio?

1. Ubicarse en un espacio adecuado y tranquilo para estudiar.

2. Contar con herramientas: papel, lápiz, borrador, resaltador, marcador.

3. Tener la voluntad para aprender.

4. Estar concentrado y atento a la lectura.

5. Identificar las ideas principales del tema.

6. Aplicar el método de estudio según la efectividad que represente para ti, o utilizar uno nuevo para explorar su funcionamiento.

7. Por cada 45 minutos de estudio debes tener 15 minutos de descanso.


Más información:

Artículos relacionados


¿ALGUNA DUDA?

No dudes en contactar con nosotros si tienes alguna duda o pregunta que quieras hacernos. Estaremos encantados de atenderte.

Contactar


Falta el archivo de Schema correspondiente a review